17 feb. 2009

¿Se puede viajar en el tiempo?

¿Quién no se ha planteado esto alguna vez? ¿En cuántas películas el protagonista viaja al pasado para intentar salvar la humanidad? ¿Puedo viajar al año pasado para comprar el número que saldrá premiado en el Sorteo de Navidad? Lo primero que tenemos que pensar es que todos estamos constantemente viajando en el tiempo: hacia el futuro, a una velocidad de 1 segundo por segundo. ¿Pero puedo viajar a otras partes del Tiempo?

En principio podemos pensar que viajar en el tiempo es una gran chorrada. ¿Qué pasaría si viajo al pasado y asesino a mi tatarabuelo? Esto implicaría que yo no podría haber nacido. Pero entonces no podría haber viajado en el tiempo y matar a ese pobre hombre, con lo cual yo sí podría haber nacido… ¿pero entonces en qué quedamos? Estamos ante una situación absurda (conocida como paradoja del abuelo) y el fallo debe provenir de suponer que se puede viajar en el tiempo.

Pues bien, hoy día no está tan claro este punto. Y gran parte de la culpa la tiene este famoso personaje: el amigo Alberto Einstein y el trabajillo que hizo acerca del Espacio y el Tiempo. Pero antes de hablar de esto es necesario que hablemos de la redondez de La Tierra. ¿Que qué tiene que ver una cosa con otra? Ya lo veremos.



Como todo el mundo sabe, cuando Cristóbal Colón dijo que iba a coger un barco y que iba a dar la vuelta al mundo para llegar a la India por otra ruta, se rieron de él más que con los monólogos del “Manu” de Canal Sur. Todo el mundo creía que La Tierra era plana, y que Cristobital iba a caerse en el abismo del fin del mundo. Pero él sabía que la Tierra no era plana, puesto que ya Eratóstenes lo dejó bien claro… ¡¡¡EN EL SIGLO II ANTES DE CRISTO!!! Si es que hay que leer más…



Eratóstenes no tenía un barco para dar la vuelta al mundo, ni una nave espacial para salir al Espacio y hacer una foto, así que… ¿cómo lo averiguó? Este griego lo que sí tenía era mucho tiempo libre y un coco bien amueblado. Se dio cuenta de que en su pueblo (Cirene) todos los 21 de junio a las 12 de la mañana, las columnas no tenían sombra porque el Sol estaba justo encima de ellas. Pero un 21 de junio se encontraba de viaje en Alejandría y comprobó que allí… ¡¡sí había sombra!! Si La Tierra fuese plana, esto sería imposible, luego era redonda.

Eratóstenes llevó a cabo lo que llamamos “razonamiento intrínseco”, es decir, desde el interior, sin necesidad de ver las cosas desde fuera.

Pues bien, volvamos al tema que nos ocupa. Como decíamos, Alberto se preocupó desde pequeñito por la forma del Espacio y del Tiempo; y ya de mayor escribió unas ideas que tuvieron tanto éxito que hasta se convirtieron en una Teoría Física: la Teoría de la Relatividad. Tal y como hizo en su momento Eratóstenes, Alberto dedujo mediante un razonamiento intrínseco (el cual es demasiado largo como para que quepa en una entrada de este blog) que, al igual que la superficie de La Tierra, el espacio tridimensional en el que nos movemos está también curvado. Es decir, que en principio podríamos viajar en línea recta con una nave espacial en una dirección y llegar al punto de partida por el lado opuesto (como pretendía hacer Cristóbal Colón en el planeta Tierra).


Pero es más, según la Teoría de la Relatividad: ¡EL TIEMPO TAMBIÉN ESTÁ CURVADO! Por tanto, es posible que, si la curvatura es suficientemente grande, la línea del tiempo se conecte consigo misma. Por tanto bastaría con buscar puntos del Espacio-Tiempo que conecten zonas alejadas entre sí. Éstos son los llamados agujeros de gusano, como el de la figura. Son atajos que nos permitirían viajar a puntos alejados del Espacio o incluso del Tiempo.

3 comentarios:

  1. solo pueden entrar aqui niños/as........q estan estudiando?

    solo prohibes la entrada a quien no le gusten las matematicas o ese es solo un nombre de tu blog,(deja algo para q yo me de por aludida ok.porfa)

    ResponderEliminar
  2. Hombre, el título del Blog no hay que tomárselo al pie de la letra. Se trata de un "pequeño homenaje" a Platón, que escribió una frase parecida en la entrada de su Academia como símbolo de la importancia que él concedía a las Matemáticas como medio de conocer el mundo.

    Pero por supuesto que cualquier persona puede visitar las entradas del blog.

    ResponderEliminar
  3. Antonio, me he asustado al leer esto. ¿Qué estamos viajando en el tiempo? ¿Agujeros de gusano?(Bueno, esto me suena porque en una serie vi que el personaje estaba viendo la tele, y de repente la tele se lo tragó. Entonces, estaba volando en... como un portal y vio en el a él mismo yendo para el lado en el que él había venido. Después, apareció en el sitio donde estaba, y pensó que habría sido un sueño. Pero al cabo de un rato vio que estaba en un sitio al contrario de donde estaba. En el de antes... Bueno, mejor te lo explico cuando estemos en el instituto, que sino el cometario va a ocupar la págia entera.)En resumen, te pido si podrías explicar esto en clase, que lo entiendo regular. Pero vamos, que si es muy pero que muy difícil de entender, pues no lo expliques. Bueno, un saludo,
    Juan Narciso Moreno Romero, 1ºB

    ResponderEliminar