30 abr. 2014

Los lenguajes de programación

Esta semana se cumplen los 50 años de la creación del lenguaje de programación BASIC. Su creadores, John George Kemeny y Thomas Eugene Kurtz tenían el objetivo de acercar la programación de computadores a todo el mundo.


Pero, ¿qué es un lenguaje de programación? Pues hablando simplemente, es el “idioma” con el que podemos comunicarnos con nuestro ordenador o móvil para enseñarle a hacer... prácticamente cualquier cosa. En efecto, todos los programas que tenemos en nuestro ordenador, el control automático de la temperatura de un aire acondicionado, todas las increíbles apps que tenemos en nuestro teléfono móvil, todos sin excepción están desarrollados usando un lenguaje de programación.



Ahora bien las máquinas, al contrario de lo que pensamos, son “tontas”: hacen justo justo lo que les pedimos que hagan, ni más ni menos. Por eso un lenguaje de programación consiste en unas instrucciones muy sencillas y muy precisas, para que no haya líos. Y por ello, programar puede llegar a ser algo realmente complicado, pues para que el ordenador nos entienda debemos ceñirnos estrictamente a su “idioma” o le sucederá lo que normalmente llamamos “quedarse colgado”. Un ejemplo de programa muy sencillo para que nos hagamos una idea de lo complejo que puede llegar a ser el asunto:










mostrar(¿Cuántos asteriscos quiere?);
entrada(n);
Para i=1 to n
mostrar(*)
Fin Para;




Estas cinco líneas extrañas se llaman “código”, y reflejan un programa muy simple que pregunta al usuario cuántos asteriscos quiere imprimir por pantalla, y luego guarda su respuesta en la variable “n”. A continuación enseña el carácter asterisco “n” veces, las que le hayamos dicho, con lo cual aparecerán en la pantalla los asteriscos pedidos. Fijaos qué programa tan tonto; y sin embargo cuánta complejidad tiene... Así que imaginaos una app como “whatsapp” o un videojuego como “FIFA” cuán difícil es de desarrollar. No en vano, los programas actuales no son hechos por una persona, sino por un equipo completo, y contienen varios cientos de miles de líneas de código.



Aunque el lenguaje BASIC suponía una revolución por su sencillez, sigue siendo complicado hacer un programa interesante en él. Con interesante me refiero a que tenga efectos visuales y sonidos tal y como estamos acostumbrados. Por suerte, en la actualidad han surgido numerosas alternativas de lenguajes de programación “para niños” para que prácticamente cualquiera pueda hacer sus propias aplicaciones, incluyendo juegos.


Una de ellas es “Scratch”. Sólo tienes que pinchar el enlace y empezar a programar casi directamente. Su principal ventaja es que no tienes que
instalar nada, pues se ejecuta en el navegador, y además prácticamente no hay que escribir código. En lugar de escribir palabras clave, el lenguaje está formado por bloques gráficos que puedes arrastrar para crear el código de tu programa.




Así que ya estás tardando, todo lo que necesitas es Internet y paciencia (esto último es más difícil de encontrar) para empezar a hacer tus propios videojuegos. No olvides que muchos grandes juegos, como el “Comecocos” o el “Tetris” son programas relativamente simples que fueron desarrollados por una persona (generalmente estudiantes).

¡Lo importante es tener una buena idea!


No hay comentarios:

Publicar un comentario